Isco deja ver sus carencias y se enfrenta a la grada del Bernabeu

Ya lo dijimos hace un año y medio cuando la prensa madridista lanzó una campaña para echar a James y beneficiar a Isco. El tiempo demostraría el error y no nos hemos equivocado.

El centrocampista malagueño ha perdido protagonismo con la llegada del técnico argentino y vive uno de sus momentos más complicados desde que se convirtió en jugador del Real Madrid.
Isco es un jugador que bascula entre la mediocridad y bondad, pero que gracias a la buena prensa que le respalda en España, a menudo es vendido como un mejor jugador de lo que realmente es.

Isco es básicamente un regateador, regatea hasta su propia sombra. Y en la mayoría de las ocasiones termina perdiendo el balón. Es un jugador que con dos regates te puede ilusionar, pero que si valoras de forma objetiva, no aporta tanto como para tener tan buena valoración.

Esta temporada se ha visto un Isco gordo, que no aporta nada y en su último partido frente al CSKA de Moscú, el malagueño no jugó precisamente su mejor partido. La grada se lo recriminó en los primeros compases de la segunda parte, tras fallar una buena ocasión de gol.

La grada del Bernabéu no perdona, y en una oleada de pitos ante un Isco insípido, el centrocampista se encaró con la afición, abriendo los brazos y diciendo: “¿Qué queréis, hijos de puta?”.

Pero eso no es todo. Al ser sustituido, Marcelo ofreció el brazalete de capitán a Isco, pero el malagueño lo rechazó y pidió que se lo dieran a Carvajal.

Isco continuó jugando un partido desacertado, y en las acciones siguientes parte de la grada aplaudió volvió a demostrarte su descontento.

PaquetISCO
Isco respaldado por la horda de periodistas asalariados del Real Madrid ha sido sobre valorado, pero no siempre es verdad aquello de que un mentira repetida mil veces acaba convirtiéndose en verdad.

Isco era un jugador querido por la por la afición merengue, y hasta por los que no son madridistas, pero su forma de concebir el fútbol, su irregularidad y su ego de super estrella con pocos méritos está cansando ya a mucha gente.

Isco necesita al Real Madrid, fuera de Chamartín no recibirá tanto apoyo mediático, no recibirá tantas alabanzas inmerecidas y sobre todo, empezará a ser visto como lo que es: un jugador de 10-10 por temporadas y poco más.

Esperemos que recapacite y se ponga las pilas, por su propio bien.

Manu Cabrera

Ingeniero de profesión, amante de la naturaleza, los animales y obviamente del deporte. Aficionado al baloncesto, fútbol y béisbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *