El Madrid pierde otra vez y monta una campaña contra los árbitros y el VAR porque no le regalaron un penalti

Florentino Pérez dejó ir a Cristiano Ronaldo porque para él, la restauración del Estadio Santiago Bernabéu era más importante que tener a su estrella y mejor jugador histórico feliz.

Desde entonces el equipo blanco genera más pena que buenas sensaciones. Despidieron a Lopetegui y pusieron a Solari, pero el equipo sigue sin jugar a nada, y cuando los resultados no acompañan, se agarran a su mejor excusa: los árbitros le perjudican.

No importa que el Real Madrid sea el segundo equipo de futbol más favorecido de la liga española, detrás del Barcelona, que recibe ayudas arbitrales día si, y día también y a quien se le permite casi todo, desde la dirigencia blanca hasta los jugadores intentan ocultar su poco fútbol culpando a los árbitros, al VAR o a quien sea.

El mejor ejemplo de lo que digo es el partido de ayer domingo entre El Real Madrid y la Real Sociedad. La Real Sociedad ganaba 0-1 cuando Vinicius cayó dentro del área. Para los jugadores del Madrid fue penalti claro, pero para el árbitro, el portero de la Real Sociedad había tocado balón y tenía razón.

Los jugadores del equipo blanco se quejaron de que no entrara el VAR, pero la realidad es que si el árbitro lo tiene claro, no hay razón para que entre el VAR.

Posteriormente la Real Sociedad hizo el definitivo 0-2, y de no haber sido por la poca calidad de los delanteros de la Real Sociedad, al Real Madrid le pudieron haber caído 4 ó 5 goles fácilmente.

Los jugadores que hace un mes habían formado parte del 11 ideal de la UEFA y el jugador que ganó el Balón de Oro, hicieron el ridículo una vez más, y antes que hacer autocrítica sobre su mal juego, prefirieron rajar del arbitraje como cortina de humo disuasoria.

El Real Madrid ha puesto en marcha su maquinaria de periodistas comentaristas asalariados para desacreditar a un estamento arbitral que bastante despertado está.

Los árbitros españoles son todo, menos profesionales. La mayoría se dedica a favorecer a los equipos más ricos (Barcelona, Real Madrid, Atlético y Valencia) en detrimento de equipos económicamente más pequeños. Y cuando no cumplen los deseos de esos equipos, pues son puestos en evidencia por los mismos equipos a los que ayudan.

Los árbitros han creado monstruos que no tienen piedad de ellos.

El Real Madrid con su campaña de lamentaciones busca hacer realidad aquella frase de: “el que no llora, no mama”. Y en la próxima jornada de liga el Real Betis pagará los platos rotos, porque ya les puedo asegurar que el árbitro a cargo del partido, no tendrá ni el señoría, ni el honor, ni los huevos para ser totalmente imparcial.

Manu Cabrera

Ingeniero de profesión, amante de la naturaleza, los animales y obviamente del deporte. Aficionado al baloncesto, fútbol y béisbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *