Cómo me hice seguidor del Real Betis Balompié

Logo Betis

Vengo de un país en el que los deportes más populares son el beisbol y el baloncesto, o baloncesto y beisbol, da igual el orden, esos son los dos deportes que todo el mundo conoce y/o practica.

En mi país el fútbol no está entre los deportes más populares, aunque nací y crecí en la provincia más futbolera de mi país. Gracias a ello tuve la oportunidad de practicar al fútbol en mi colegio, ya que teníamos una campo de fútbol cruzando la calle.

Por cuestiones que todavía no me quedan claras, en mi país, los fines de semana se pasaban los partidos de la Premier y del Calcio. De ahí que muchos creciéramos siguiendo al Chelsea, Inter de Milan, Juventus y Manchester United.

El Real Madrid y el Barcelona los conocía, pero no era seguidor de ninguno de ellos.

Pasaba el tiempo, y pasé de ser seguidor de Eric Cantona a seguir a Cristiano Ronaldo. En 2008 me vine a vivir a Madrid, y justo al año siguiente Cristiano Ronaldo fichó por el Real Madrid, y desde entonces empecé a seguir al Real Madrid.

Por primera vez, vivía en la misma ciudad en la que jugaba mi jugador de fútbol favorito y yo me convertí en un fan a tiempo completo del Real Madrid. Cuando el Madrid ganaba estaba contento, y cuando perdían me sentía hundido.

Defendía al Real Madrid y a sus jugadores por encima de todo, y en ocasiones mi defensa era tan ciega que llegué a menospreciar al que para muchos es el mejor jugador del mundo, Leo Messi.

Sin embargo, con el tiempo me di cuenta que aunque era fan del Real Madrid, muchas veces no disfrutaba de sus triunfos, porque tenia la sensación de que los árbitros nos echaban una mano cuando las cosas no iban bien.

Y al mismo tiempo me daba cuenta, de que las cosas negativas de los jugadores del Real Madrid se ocultaban, por lo menos mientras el jugador formaba parte de la plantilla blanca. Un jugador que un día era idolatrado, si decidía irse terminaba siendo ninguneado.

Finalmente, llegó el día en el que mi jugador favorito y el Real Madrid decidieron tomar caminos distintos. Y vi con asombro como muchos “madridistas” despreciaban al jugador que nos dio tantas alegrías.

El día que Cristiano fue presentado por la Juventus, fue el día que dejé de seguir al Real Madrid. Y fue como quitarme un peso de encima.

Benito Villamarin

Por primera vez empecé a disfrutar viendo a Leo Messi. Me daba igual si el Real Madrid ganaba o perdía, y lo más importante, me di cuenta que había equipos a los que me gustaba ver jugar, más que al Real Madrid. Siempre había sido así, pero mi fanatismo por el Real Madrid no me permitía percatarme de ello.

Uno de esos equipos era el Real Betis Balompié. El Betis, es todo, menos un equipo opulento. Es un equipo con casi 112 años de historia, pero al mismo tiempo es un equipo fresco y moderno. Es un equipo con una identidad y que no deja que te aburras.

Y lo que más me gusta del Betis es su afición. Una cosa que nunca entendí de los fanáticos del Real Madrid es lo fácil que les resulta silbar a sus jugadores cuando las cosas no van bien. el fanático blanco, solo es madridista en las buenas. Y eso no va conmigo. Si soy seguidor de un equipo, lo sigo en las buenas y en las malas.

Grada del Betis

Hoy por hoy, disfruto viendo el Benito Villamarín lleno partido tras partido. Cuando las cosas van bien y cuando no van tan bien. Bien lo dice el himno…

“y es que no hay quien pueda con esta afición
y aunque último estuvieras siempre te ven campeón”

No nací en España, no vivo en Sevilla, pero me siento identificado con el Betis. Me siento bético y me identifico con sus valores.

Espero que no pase nunca, pero si por alguna razón algún día el Betis baja a segunda, ese día diré a toda voz: “¡Viva er Beti manque pierda!”

Manu Cabrera

Ingeniero de profesión, amante de la naturaleza, los animales y obviamente del deporte. Aficionado al baloncesto, fútbol y béisbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *